Reseña historica

El instituto de Hermanas Franciscanas de Santa Clara, es una fraternidad de religiosas que inspiradas por el Señor, quieren vivir el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, según las enseñanzas y el testimonio de San Francisco de Asís, toman una inspiración especial del ejemplo de Santa Clara de Asís.

La Hermana Teresa nació en Corleone (Italia) el 7 de Febrero de 1867, hija de padres laboriosos y honestos. Creció en un ambiente familiar y religioso.

Desde muy niña sintió el llamado de Dios, a los 24 años vistió el habito religioso pero seguía viviendo en su casa, a los 28 años ingresa a la congregación de las hijas de la misericordia, allí transcurría su vida tranquila, en el ejercicio de las virtudes del estado religioso. Una enfermedad la hizo abandonar el instituto y regresar a casa de sus padres, pero los pensamientos del hombre no son los de Dios. ¿Cuál será pues, en concreto, la fundación a la que Dios la quiere destinar?

En casa de sus padres se encuentra con el padre Restivo, religioso Franciscano que anhelaba formar un nuevo instituto religioso, le hace la invitación a Teresa y esta acepta no con muchos deseos. Poniéndose en las manos del Padre Dios comienza la fundación con mucha dificultad, un 19 de Marzo de 1903, en Corleone Italia.

En enero de 1922 recibe la primera aprobación canónica.

El 8 de Junio de 1971, recibió aprobación pontificia, quedando declarado el instituto de derecho pontificio, es la última y definitiva etapa del largo camino prudencial que tiene que recorrer una congregación religiosa, es además confirmación de la firmeza que ostentan, ahora el instituto es reconocido eclesiásticamente y civil, agregado a la tercera orden regular de San Francisco y profesa la regla y vida aprobada por Juan Pablo II el 08 de diciembre de 1982. 

Fascinada por el testimonio de Santa clara de Asís, primera plantita de la orden de las hermanas y “piedra fundamental” de las religiosas Franciscanas de Santa Clara, nuestra madre fundadora le consagró a ella nuestro instituto y le dio su nombre. Empero su devoción se centró sobre todo en el santísimo nombre de Jesús, eligiéndolo como patrono del instituto y tomando sus iníciales como contraseña en el habito de las hermanas.

Llegan a Colombia por primera vez las Hermanas Franciscanas de Santa Clara

El 08 de Julio de 1977, llegan a Colombia las Hermanas Teresa Cortimiglia, Stella Caltagirone, Victoria Truncali , Giobana Cabibbo, Giulia Vitale, Se establecen en un local cuyas anteriores propietarias habían sido las hermanas “pequeñas apóstoles de la redención” ubicadas en el barrio Remanso, calle 51 Nº 63-87. Quedándose en Colombia las tres últimas mencionadas.

El 12 de Agosto de 1997, se obtuvo la personería jurídica por resolución 20578 emanada de la gobernación de Antioquia.

Fundación del Internado Santa Clara

Lo primero que pensaron las hermanas fue en fundar un internado, para niñas entre los cuatro y doce años de edad. Llegando el primer grupo de niñas el 2 de Agosto de 1977.

Primer grupo de aspirantes que ingresan al instituto

El 31 de Agosto de 1977, entró la primera aspirante Margarita de Jesús Vanegas oriunda de Copacabana (ANT). Después de ella empezaron a llegar otras jóvenes Colombianas que querían seguir el mismo estilo de vida.

Fundación de la Escuela Santa Clara

En 1978, se abrió la escuela con el nombre de escuela urbana integrada Santa Clara. Empezó con los grados pre- escolar nivel B, primero y segundo.

En el año de 1979 se crearon los grados tercero y cuarto. En 1980 se obtuvo la creación para el grado quinto. 

Primeras aspirantes enviadas a Roma

En 1978 dado que las aspirantes aumentaban día a día se envío un grupo de cinco jóvenes postulantes a Roma para que continuaran su formación religiosa en la casa madre:

Ellas son: Bernardina Ochoa, Esperanza Muñoz, Mercedes Pineda, Consuelo Sánchez y Margarita Vanegas. 

Primer convenio con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Copacabana (Antioquía)

En 1979 se realiza un convenio de aportes, con el ICBF, para brindar atención a niñas, a través de este contrato se dio asistencia a niñas bajo medida de protección ampliándose la cobertura. 

En 1995, la institución contrata los servicios de psicología, trabajo social y nutrición con el fin de ofrecer atención a las niñas en estas áreas. 

En el año 2000, el ICBF, propone a la institución ampliar las edades de permanencia y de egreso al programa, quedando esta en un rango de 7 a 14 años de edad para ingreso. 

Avanza el proceso de formación de las hermanas

En Copacabana avanza el proceso de formación. El 08 de Diciembre se dio apertura al noviciado en Colombia con Sor Isabel Franco, Sor Alicia Montoya y sor Fanny Agudelo.

Debido al trabajo social que se multiplicaba por el crecimiento del internado y la escuela surgió la necesidad de trasladar el noviciado a otro lugar donde las hermanas pudieran sentirse en un ambiente de más recogimiento en esta etapa tan importante de la vida religiosa.

Traslado del noviciado a Belmira (Antioquía)

El 15 de Agosto de 1981 por invitación del padre Ramiro Lopera Párroco de Belmira se trasladó al noviciado a esta población.

Cierre de la casa de Belmira

Por inconvenientes climáticos, la salud de las hermanas se quebrantó por tanto no pudieron continuar teniendo que regresar a su anterior sede, Copacabana, el 22 de Abril de 1982.

La misericordia de dios se hace sentir

La hermana Angélica fundadora de las hermanas misioneras de los; conocida y amiga de la comunidad nos habló de Don Genaro Betancurt. Un señor rico pero generoso con muchas propiedades en San Pedro de los Milagros y nos puso en comunicación con él siendo las voceras de la comunidad la superiora Victoria Truncali y Sor Giovanna Cabbibo. Este encuentro tuvo gran éxito ya que se logró por bondad de don Genaro la donación del terreno el 26 de Abril de 1981. 

Recolección de ayudas

Debido a que la construcción era muy costosa se acudió a la ayuda internacional a través de bienhechores católicos, italianos, suizos y alemanes, siendo el intermediario el sacerdote Giuseppe Pancera y la señora Alice Kruk.

Inicia la construcción 

Se encargó de la orientación de la obra el arquitecto Antonio Santa María. 

El 16 de Diciembre de 1982 el párroco de San Pedro, Luis Carlos Jaramillo, su coadjutor Padre Horacio Medina, la presencia de las hermanas de la comunidad Hermana Victoria Truncali, Sor Giovanna, Sor Fanny, otras comunidades como hermanas dominicas, hermanas de san José, se bendijo la primera piedra.

El 19 de Mayo de 1984 faltando poco para terminar la construcción fueron trasladas las Hermanas Giovanna, Sor Maria Álvarez, Sor Helda, para empezar la organización de la casa.

El 2 de Julio del mismo año se inicia el noviciado allí con él traslado de: Hermana Angela Virzi, como maestra de novicias; y el grupo de novicias.

Inauguración del Noviciado

Con la presencia de monseñor el párroco de San Pedro, amigos y bienhechores de la obra, en una Eucaristía en acción de gracias. 

Apertura de la Casa de Carolina

El obispo de Santa Rosa de Osos Johaquín García, manifestó a la comunidad se deso de la presencia de religiosas en Carolina para trabajar en el bienestar del anciano de dicha población; la comunidad aceptó con agrado y el 12 de Febrero de 1986 fueron trasladas las hermanas Doménica, Carmenza y Alicia Montoya.

Primeros votos perpetuos hechos en Colombia

EL 19 DE Julio de 1986 en una ceremonia presidida por Monseñor Luis Carlos Jaramillo párroco de San Pedro, y en compañía de la comunidad, amigos y familiares, la hermana Alicia Montoya hace sus votos perpetuos.

Construcción del Internado en San Pedro

En 1988 con el fin de ofrecer un servicio social a las niñas que por dificultades laborales de sus padres no las pueden tener en sus casas se construye en internado de San Pedro con el fin de brindarles albergue.

Apertura de la casa de amalfí

El 7 de Marzo de 1990 por solicitud de Monseñor Joaquín García llegan a Amalfi, las hermanas: Ángela Cortez, Viviana y Julia Rosa Martínez Carpio.

Fundación del colegio santa clara

El 30 de Enero de 1992 según acta Nº 2, se reunieron las madres Estella y Teresa con el consejo local de Colombia donde se acordó la creación del colegio Santa Clara de carácter privado.

Apertura de la casa en Brasil

Por iniciativa del padre Joaquín Tovar fundador del colegio Nazaret, centro de atención al menor en Brasil, solicitaron a la comunidad de Hermanas Franciscanas de Santa Clara la presencia en dicho colegio. Fue así como el 12 de Diciembre de 1992 se fueron a la nueva fundación las hermanas:

Leticia Virzí, Milena Taborda y Ginna Echeverry.

Cierre de la casa de Amalfi (Antioquía)

Por dificultades de diferente índole ajenas a la comunidad, fue cerrada la casa de Amalfí en 17 de Enero de 1993.

El fruto estaba maduro

El 24 de Febrero de 1994 nos dejó sorprendidas la partida para la eternidad de nuestra novicia Carmen Soledad, a la corta edad de 26 años, cuando empezaba con gran entusiasmo su segundo año de noviciado. Pero comprendemos que Dios ha venido a recoger su cosecha por que encontró maduro el fruto, ya que estaba listo para el Señor.

Apertura de la Casa de Sopetran

El párroco de esta localidad buscaba insistente hermanas que se hicieron cargo del hogar juvenil, comunicó su inquietud a Monseñor Joaquín García. Obispo de Santa Rosa de Osos, el pensó en nosotras y lo hizo saber al padre Horacio Medina, párroco de San Pedro de los Milagros, él a su vez se comunico con la comunidad e inmediatamente se iniciaron los diálogos con el padre de Sopetran, se visito el lugar y se acordaron algunos puntos.

El 18 de Mayo de 1994, fueron trasladadas las hermanas: Loredana Gutiérrez, Gina Echeverri y Alicia Montoya, para hacerse cargo del orfanato del sagrado corazón.

Cierre del Colegio Santa Clara

El 13 de Diciembre de 1994, por orden de la madre Estella Caltagirone, se decidió cerrar el colegio.

Regresa a su tierra natal

Después de habernos trazado el camino a lo largo de 17 años de incansable labor, se vuelve a su tierra natal, la hermana Victoria Truncalli, quien fue nervio vital de esta fundación. Nos dejó un recuerdo imborrable por ese don de sabiduría que la hacía ser muy sensata en todo cuanto realizaba. Elevemos nuestras oraciones al todopoderoso en acción de gracias, porque nos permitió conocerla y compartir con ella. Dios rico en misericordia sabrá recompensarle todos sus esfuerzos.

La hermana Leticia Virzí, llega este mismo año para quedarse en la casa de Copacabana.

La Comunidad Hermanas Franciscanas de Santa Clara presente en el Departamento de Cundinamarca

Por primera vez, las hermanas llegan a fundar en el departamento de Cundinamarca, el 17 de Julio de 1997 la Hermana Leticia y Jesuina viajan a la capital de la república, con el fin de encontrar un terreno donde construir una casa para una obra social, visitaron muchas personas que las podían asesorar entre ellos al vicario de las religiosas y el director de la CRC, quienes nos consiguieron una cita con el gobernador encargado de Cundinamarca, quién después de escuchar y conocer nuestra inquietud nos comunicó con el doctor Gerardo Gil gerente de la beneficencia, quién nos planteo el proyecto de esta obra y se mostró muy motivado para que la sumiéramos. 

El 20 de Noviembre de 1997 nos llamaron pues querían poner a consideración otras obras, pues el centro cundinamarqués no era posible por problemas internos. Entre las obras que mostraron fue aceptado el del centro de bienestar del anciano de Arbeláez. En el cual residen 122 abuelos y 30 pertenecientes al programa centro día.

Las hermanas encargadas de esta obra fueron: Jacinta Miranda, Rubiela Giraldo y Beatriz Marín.

Las Hermanas Franciscanas de Santa Clara en Panamá

El 15 de Enero del año 2000, las hermanas: Fátima Correa, Anunciación Pineda y Beatriz Marín Viajaron a Panamá, para extender el servicio hacia los más pobres de esta nación, los ancianos sin casa, sin familia, sin afecto, sin asistencia.

En el año 2001 viendo que el programa de atención a las niñas y siendo el espacio cada vez más reducido en Copacabana, dicha situación la motiva a buscar otro espacio que favorezca la calidad del servicio; le hizo presente a la madre general y su consejo, cuya contesta fue positiva.

El 25 de noviembre de 2001, fue donado el terreno por la señora Cecilia, con el fin de hacer una obra social.

Debido a que la construcción era muy costosa, se acudió a la ayuda de benefactores católicos de Suiza, quienes generosamente han colaborado para que la construcción comience.

Apertura de la casa en Facatativá

En enero de 2002, la beneficencia de Cundinamarca, solicita la presencia de hermanas para trabajar en el hogar San José de Facatativá. La comunidad aceptó con agrado esta propuesta y el 15 de febrero se trasladaron las hermanas a la nueva fundación siendo ellas: Hna Jesuina, la Hermana Gina y Hna Rubiela Giraldo.

25 años de camino, alegría y esperanza

El 8 de julio de 2002, celebramos con júbilo las bodas de plata de la llegada de las Hermanas Franciscanas de Santa Clara a Colombia; ceremonia que fue presidida por monseñor Alberto Giraldo, y en compañía de varios sacerdotes, amigos, benefactores, familiares de las hermanas, vecinos y comunidad en general, gozosamente compartimos este gran día.

Celebrar 25 años al servicio del más necesitado, es celebrar la misericordia de Dios y reconocer la capacidad de respuesta, es reconocer la capacidad de unas vidas al servicio.

Traslado del internado de Copacabana a Girardota

El 18 de Enero del año 2004, fueron nombradas para desarrollar allí la labor, las Hnas:

  • Elvia Henao
  • Isabel Franco
  • Elvira Jaramillo
  • Maria Eugenia Montoya

Dicha obra fue bendecida por Monseñor Héctor Salah y también se contó con la presencia de Don Pino y Don Giovvany.

En este hermoso lugar, niñas, jóvenes y adultos pasan su vida muy felices, gracias a Dios y a todos los demás benefactores y amigos, ya que con su colaboración se pudo llevar a cabo esta hermosa obra.

Apertura de la nueva sede de Pacaratimbo en el Perú el 29 de septiembre de 2004

“Yo dormía y soñaba que la vida era alegría, desperté y vi que la vida era servicio, era alegría”

(R.Tagore)

Esta nueva casa se llama: “posada del amanecer”, es una fundación sin ánimo de lucro y se dedica a la formación de la persona en la perspectiva de un desarrollo humano, en los valores, con énfasis en la educación ocupacional para el trabajo del joven discapacitado en situación de pobreza.

Para dicha obra fueron nombradas las hermanas:

Ángela Cortez

Lorena Gutiérrez

Beatriz Marín.

Madre Teresa voló a la mansión del padre

El 17 de Julio del año 2006 en medio de muchos dolores y tras una larga enfermedad, La madre Teresa Cortimiglia, Homónima de nuestra madre fundadora y piedra angular del Instituto, vuela a la mansión del padre celestial.

Aquella alma que cuando joven había sido favorecida por un sueño que ella interpretó y tuvo como profético: “la madre fundadora me decía por tres veces y con viva e incisiva voz, no abandones a la madre Gesuina” esa joven decidida y fiel, llegó a ser por tercera vez, madre general, ayudo a levantar el Instituto del borde del sepulcro. Después de varios días de sufrimiento se encuentra reposando en los brazos de Dios Padre y seguramente desde allí intercederá por nuestra congregación.

Apertura del Hogar Francisco y Clara en Fusagasugá

Todo inició un quince de Enero de 2007 cuando gozas las Hermanas Jesuina Zuluaga, Anunciación Pineda y Arelis Tuberquia escogidas para iniciar labores en una sede propia HOGAR FRANCISCO Y CLARA denominación asignada por la Comunidad  haciendo referencia a nuestros patronos Francisco y Clara.

Esta obra es fruto de la misericordia de Dios y respuesta de tantas personas que han aportado su granito de arena material y espiritual para hacer realidad lo que hoy tenemos.

Cincuenta personas mayores protegidas por la Secretaría de Integración Social eran los huéspedes afortunados de ocupar este hermoso hogar y cada año el cupo se fue incrementando en la medida en que la construcción avanzaba hoy en día tenemos doscientos sesenta y dos adultos mayores.

Dios bendiga siempre esta obra con el salmista decimos: El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.

CENTRO BIENESTAR DEL ANCIANO BELMIRA

El primero de Marzo de   2010  el Instituto Hermanas Franciscanas de Santa Clara inicia la administración del Centro Bienestar del Anciano Belmira de propiedad de la Beneficencia de Cundinamarca, la sede tiene capacidad para atender 100 personas mayores.